jueves, 11 de noviembre de 2021

El bienestar del gato en 10 pasos

 Nuestros gatos de casa no son más que un pequeños depredadores, independientes y muy territoriales que se han acostumbrado a vivir con el ser humano pero que en libertad, se pasarían el tiempo descansando, dejando marcas en su territorio, acicalándose la piel y el pelaje y cazando. 

Si vuestro gato hace todo esto en casa es que es feliz porque aunque tenga agua y alimento y un sitio donde dormir, también le proporcionáis el resto de cosas. 
A veces, sin darnos cuenta, no cubrimos todas estas necesidades, así que os voy a dejar 10 cosas que podemos hacer en casa para que se sienta un GATO, con mayúsculas. 


1. Respetar su independencia y privacidad

A los gatos el tema de la sociabilización es algo que no les caracteriza en absoluto. Los gatos tienen como antepasado al gato salvaje africano que es muy territorial y muy poco sociable por lo que ya podemos estar contentos de que los gatos caseros sean algo afectuosos ( algunos llegan a serlo mucho ) pero aún así, les encantan sus ratos de independencia y nuestro casa en realidad es SU territorio. 

Os habréis dado cuenta del tema del contacto físico... Son ellos los que deciden cuándo y cuánto podéis acariciarlos por lo que no tenemos que forzarlos a más. 
Y también os habréis fijado que cuando un gato quiere descansar tranquilo, se esfuma; ese es un momento en el que es mejor no molestarle. 

2. Aprender a reconocer que no está bien. 

Esto es algo muy importante ya que en ocasiones, puede salvarles la vida. 

Como sabéis, los gatos son animales de costumbres muy arraigadas y tienen un comportamiento siempre igual así que si veis un cambio importante en alguna de estas dos cosas, hay que estar alerta.
Suelen advertirnos de alguna enfermedad o de estrés.

3. No castigarle. 

Si castigamos a nuestro gato por algo que creemos que ha hecho mal o porque ha roto algo, se ha hecho pis donde no toca o cualquier otro motivo, estaremos haciendo un mal para nuestra convivencia ya que haremos que se estrese, que nos tenga miedo e incluso por todo esto acabe volviéndose un gato agresivo. 

Cuando algo que hace nuestro gato no nos gusta, hay que jugar a su juego y " hacerle ver " las cosas de manera zalamera aunque suelen ser muy cabezones. 

4. No trasladarlo constantemente de " territorio" 

El " territorio" de los gatos es nuestro hogar o allí donde vive por lo que no es muy correcto cambiarlos constantemente de lugar ya que los estresarán mucho. 

Si nos vamos de vacaciones y vamos a estar un mes fuera, es lógico que nos lo llevemos con nosotros, por supuesto, pero si sólo vamos a estar fuera de casa unos días es mejor dejarle suficiente agua, comida, etc para esos días y si alguien puede pasarse de vez en cuando para cambiarle el agua, ver si tiene comida y limpiar la bandeja, mucho mejor que llevarlo de acá para allá. 

5. Proporcionarle un espacio TRIDIMENSIONAL

Como cualquier felino, al gato le gusta subirse a las cosas, trepar, rascar...Y reposar en sitios altos pues allí se sienten seguros. 
Es por eso que lo mejor de todo es dejarles alguna que otra estructura alta para que puedan trepar, saltar y descansar y si lleva rascador, mejor que mejor. 

6. Satisfacer su necesidad de jugar y explorar. 

A los gatos les encanta jugar, da igual si son jovencitos o no, es algo que les chifla porque suelen jugar a cazar, persiguiendo cosas que se mueven. 

Podemos jugar con nuestro gato, pero nunca dejándole que persiga nuestras manos o nuestros pies porque que lo cogerá como una costumbre y cuando los movamos, se abalanzará para atraparlos y nos puede acabar haciendo daño. 
Si lo que queremos es jugar con ellos, es mejor utilizar pequeñas pelotas, ratoncitos de peluche o un plumero. 

También podemos comprar algún juguete interactivo con el que tenga que estimular tanto su físico como su mente para mover cosas y obtener una chuche. 


7. Enseñarle desde bien chiquito a usar la bandeja de arena.

Si se puede, es mejor tener siempre 2 bandejas para que nuestro gato pueda hacer sus necesidades y si tenemos más de un gato, pues unas cuantas más. Es muy importante que puedan ir siempre que quieran y limpiarla una vez al día. 

El cambio de arena, es suficiente con una vez a la semana. 



8. Dejarle marcar el territorio con las garras

El hecho de que los gatos rasquen suele ser por 3 motivos: 

- Marcar de forma olfativa y visual su territorio. 
- Arreglarse las uñas.
- Estirar y tonificar su musculatura. 

Es algo que haría si fuera salvaje y que lleva aprendido desde sus ancestros por lo que es algo que se le debe dejar hacer ( por eso los rascadores son tan importantes ).

9. Dieta adecuada. 

Lo normal es que el gato coma alimento seco, es decir, su pienso, pero de vez en cuando es muy bueno darle latita ya que es comida húmeda que le ayuda a prevenir enfermedades urinarias.
Siempre tiene que tener acceso al pienso. 

10. Asegurarse de que bebe agua. 

El gato es un animal que de por sí no bebe mucha agua porque se supone que es un animal que caza y que obtiene lo que el agua le aporta de sus presas pero como los gatos caseros no lo hacen, hay que asegurarse de que nuestro gato bebe varias veces al día. 
Es por ello que es bueno tener dos cuencos de agua - en diferentes zonas de casa - y cambiársela a menudo porque les gusta fresquita y limpia. 

También se recomienda darles de vez en cuando latitas. 




Todo esto son pequeños consejillos, no os vayáis a agobiar que tener un gato no es nada complicado. 

Miauuuuuu...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres dejarme tu opinión sobre este tema, estaré encantadísima de leerla y porfa, si te sale el cuadrito de verificación de palabras, házmelo saber, teóricamente está desactivado.
Gracias!