viernes, 24 de enero de 2020

HiLight Suites Hotel: dormir en Viena en una habitación de lujo.

Dormir en Viena no debería suponeros ningún problema ya que las ofertas son muchísimas: desde pequeñas habitaciones en casas de habitantes autóctonos de la ciudad, albergues, hoteles de diferentes categorías hasta edificios de suites. 

En centro está lleno de hoteles, así que aunque el precio de estos sube algo más que los alejados, merecen la pena ya que no dependes de ningún transporte para visitar la ciudad. 
Nosotros, elegimos HiLight Suites Hotel, que como su nombre indica, es un edificio de suites, sólo hay este tipo de habitaciones en este hotel. 



Como supondréis, no es un hotel al uso, es decir, no tiene quinientas mil cosas que ofrecerte para que puedas pasar el día sin salir de él sino que tiene unas ciertas cualidades específicas. 

En recepción, todo es amabilidad y disposición absoluta para cualquier cosa, ayudarte con los billetes de vuelta, con preguntas sobre la ciudad, lo que sea. Todo el personal siempre tiene una sonrisa para ofrecerte y, no os voy a mentir, unos caramelos para darte que están de muerte. 

En cuanto a las instalaciones fuera de lo que son las habitaciones, encontramos un pequeño bar para tomar una copa por la tarde noche, después de cenar, etc , un gimnasio y una sauna y un restaurante que sólo está abierto por las mañanas para atender los desayunos. 
Cabe decir que al ladito del bar siempre tenéis a vuestra disposición agua mineral, agua con pepino y agua con limón a parte de alguna pastita, bombones y chucherías. 

Los desayunos son muy tranquilos y muy completos aunque no os penséis que son como los de un resort. Zona de cafés e infusiones, pastas variadas y sabrosísimas, tartas, zona de fruta y yogurts, cereales, tostadas... 
Y café, leche y chocolate recién hecho si así lo prefieres. 
Estaba todo delicioso!!! Y ya sabéis que si no me gusta, lo digo. 
Sólo un par de cositas: si os gustan las infusiones, probad la de vainilla y si lo que queréis es chocolate caliente como el de aquí, no tienen. 




El zumo multifrutas y el tropical, excelentes!!!! Nada de gusto a zumo de sobre...

En cuanto a las habitaciones, qué os voy a contar!!! Ya el nombre lo dice, son suites y vaya suites!!! Muy espaciosas, con zona para las maletas y la ropa, salita para la televisión, zona de cama, despacho y baño grandioso. 
Todo enmoquetado y con decoración muy minimalista.
Grandes ventanales que o bien daban a la calle o al patio central - como en nuestro caso - en el que hay una bonita terraza para disfrutarla en días cálidos. 

Esta era concretamente nuestra suite



Su ubicación es inmejorable: a 5 minutos a pie del centro de la ciudad, en un barrio tranquilo y lleno de embajadas, con farmacia en la misma calle e incluso un supermercado.
Tenéis el Palacio Belvedere y la Iglesia de San Bartolomé justo detrás y uno de los mejores restaurantes de toda Viena también en esa zona - 5 minutos a pie desde el hotel - ( Salm Bräu ) y la pista de hielo cruzando la calle. 

El metro también está cruzando la calle, justo al lado de un puestecito de salchichas vienesas ( tipo frankfurts pero algo más grandes y sabrosos ) y a 10 minutos a pie tenéis la estación de tren ( Wien mitte )  que lleva al aeropuerto, justo en un centro comercial que tiene de todo.

Como veis, estuvimos muy bien en el hotel y nos encantó por lo que os lo recomiendo si tenéis pensado ir a visitar la capital austríaca. Relación calidad -  precio es ideal para lo carísima que es la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres dejarme tu opinión sobre este tema, estaré encantadísima de leerla y porfa, si te sale el cuadrito de verificación de palabras, házmelo saber, teóricamente está desactivado.
Gracias!