miércoles, 15 de enero de 2020

Viena: lo imprescindible.


Austria, ese país que está ahí pero que nunca había entrado en nuestros planes viajeros... Porqué? Por nada en concreto, simplemente a veces lo comentábamos pero finalmente era una idea que se perdía en el aire... 

Sin embargo, este año, para nuestro " viaje romántico", se nos planteó la idea de hacerlo en compañía de unos amigos y surgió Viena... Y allí que nos fuimos... Y.. He vuelto enamorada de esta preciosa, elegante y hechizante ciudad de cuento de hadas!!!! 


Viena es majestuosa y no hay rincón que no te sorprenda. 
Nosotros fuimos a finales de noviembre y claro, ya estaba preparada para recibir la Navidad... Y creo que eso aún le dio más encanto... 


Os voy a contar qué es lo que no os podéis perder si vais a estar unos días en la capital austríaca. 

Sea la época que sea cuando vayáis a ir, preparad calzado cómodo porque la ciudad se visita perfectamente a pie ( excepto un par de sitios de los que luego os hablaré ). Pero mejor curarse en salud e ir cómodos que no lamentarlo luego.

Nosotros fuimos ya acabando el otoño y la temperatura no subió de los 8 grados así que ya sabéis, otoño e invierno bien abrigados y el resto del año, con ropa apropiada para esas estaciones pero sin olvidar una chaquetilla y un pañuelo para el cuello. 

Si os gusta callejear, esta es vuestra ciudad y si además, mientras lo hacéis, queréis hacer shopping, el centro será vuestro mundo y sobretodo Kärtner Strase, la calle más comercial de toda la ciudad.

Los imprescindible de Viena. 

Perderte entre las calles de Viena es lo esencial y tranquilos, que no os perderéis en el sentido estricto de la palabra; todo está muy bien indicado. 

* Catedral de San Esteban ( Stephansdom ).

Esta catedral llama la atención por su tejado, lleno de tejas de colores y su espectacular aguja. 
Podéis entrar a verla tranquilamente, es muy bonita y si os gustan las alturas, podéis subir hasta la terraza superior y si os atrevéis, hasta la aguja. 


* Ópera de Viena

Otro edificio impresionante tanto por fuera como por dentro. 
La visita es guiada y la podéis hacer en español pero el aforo es limitado por lo que hay que llegar con bastante antelación para poder comprar las entradas. Hay unas tres visitas al día, durante el mediodía ( el nuestro, entre las 13 y las 15 h ). 

Durante el recorrido por este majestuoso edificio, el guía no sólo va contando su historia y evolución sino que también da datos técnicos sobre las puestas en escena, el funcionamiento para que la ópera salga a la perfección, etc. 

Podremos ver las salas VIP, entrar al anfiteatro y recrear cómo sería estar viendo una ópera, veremos los comedores, las salas comunes como la cafetería, etc y también podremos admirar el funcionamiento desde dentro, viendo desde un lateral todo el escenario ( es impresionantemente grande ) y todo lo que se necesita para que el espectáculo sea el mejor. 




Ir a ver una función no es fácil - porque las entradas suelen estar agotadas días antes - ni barato pero, si queréis ver un ratito y no os importa hacerlo de pie y desde un lateral, siempre podéis probar suerte en las taquillas del lateral del edificio. Por 4 € podéis conseguir este tipo de entradas, una hora y media antes de cada función.


* Palacio de Hofburg. 

Aunque actualmente en este palacio vive el presidente de la república austríaca, fue en éste en el que vivió la realeza durante más tiempo. 
Está muy céntrico por lo que desde él se pueden ver también El Museo de Historia del Arte, el de Historia Natural, el Parlamento de Viena, el Teatro Imperial, etc... También, en la parte trasera del palacio podéis ver la Escuela Española de Hípica


Dentro del palacio tenéis una exposición permanente sobre Sísí Emperatriz y si os gustan mucho los espectáculos ecuestres, no dejéis de asistir a alguno de los que hacen en la escuela de hípica. 




* Palacio Belvedere

Uno de los palacios más bonitos de Viena aunque para mí, no el mejor... Pero del que me tiene enamorada ya os hablaré...

Este palacio fue una de las residencias de verano de la realeza ( sí, en la misma ciudad, pero pensad que antiguamente lo que ahora nos parece cerca, antes no lo estaba tanto y que no había edificios, se iba a caballo... ) por lo que no le falta de nada. 

Lo más majestuoso es su fantástico jardín, por el que tienes que pasear, sí o sí, y dejarte envolver por su naturaleza y por el sonido de los cuervos. 





Ver más lugares en " Viena: lo imprescindible II ".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres dejarme tu opinión sobre este tema, estaré encantadísima de leerla y porfa, si te sale el cuadrito de verificación de palabras, házmelo saber, teóricamente está desactivado.
Gracias!